• Santiago Balestié

Guía de cuidados sanitarios a la hora de hospedar por Airbnb - COVID-19

Actualizado: jun 8

Durante este tiempo hemos visto una caída en la demanda de alquileres temporales, producto de las recomendaciones de aislamiento social y cuarentena que las autoridades a nivel mundial han recomendado muy oportunamente.


Los alquileres que se efectuaron en este tiempo fueron alquileres de largo plazo, varios meses de duración, y básicamente de público local que buscaba un espacio para transitar esta cuarentena de manera aislada y segura.


Sin embargo, poco a poco todo comienza a reactivarse y con ello los alquileres temporales, para los cuales es fundamental tomar medidas sanitarias que permitan, tanto para los propietarios como para los inquilinos, estar seguros y minimizar las posibilidades del contagio de COVID-19.


Desde Hoster les traemos la guía completa sobre medidas sanitarias que se debe tomar en consideración al momento de alquilar un inmueble temporalmente, considerando tanto la de la preparación del inmueble como en el trato con los huéspedes.



¿Cómo puedo proteger mi inmueble del coronavirus?


Lávate las manos antes y después de realizar la limpieza

Este es quizás el consejo que más hemos escuchado durante esta pandemia, pero sí, efectivamente es el más importante, ya que la mejor forma de combatir el COVID-19 es lavándose las manos.


Al lavarse las manos, siempre utilice agua y jabón por, al menos, veinte segundos. De no tener disponible estos recursos, debe utilizar alcohol en gel al 70 %.


Protégete mientras limpias

Es fundamental utilizar equipos de protección personal mientras se está realizando labores de limpieza, sobre todo durante esta pandemia. Recordemos que se está lidiando con un virus muy contagioso y que se transmite de una persona a otra a través del contacto con ojos, nariz o boca.


Por tanto, es muy importante proteger estas zonas, utilizando mascarillas y lentes protectores mientras se está sanitizando el área. Asimismo, es crucial el uso de guantes desechables que deben descartarse y ropas que deben ser lavadas luego de la limpieza.


Nuevamente, lo más esencial es que, una vez termine el proceso de limpieza y se quite los guantes, debe lavarse las manos con agua y jabón.


Trabaja en un ambiente ventilado

Está científicamente comprobado que es más difícil que el virus se propague en espacios que se encuentren ventilados. Por tanto, antes de comenzar a limpiar las habitaciones, asegúrate de abrir puertas y ventanas primero para que circule el aire.


Una vez abiertas, se recomienda esperar de veinte a cuarenta minutos antes de comenzar a limpiar. Puede hacer uso de ventiladores para aumentar la circulación de aire en el área.


Debe limpiar primero y desinfectar después

El proceso de limpieza implica el uso de agua y detergente para eliminar residuos de grasa, polvo, gérmenes y mugre, mientras que la desinfección consiste en el uso de sustancias químicas para eliminar gérmenes, virus, en este caso del virus SARS-CoV-2, causante de la enfermedad COVID-19). Por tanto, para evitar la dispersión de este virus, es preciso utilizar ambas.


En resumen, el proceso sería el siguiente: primero, limpie la zona, luego rocié con el desinfectante y déjelo actuar durante unos pocos minutos. Por último, vuelva a limpiar la zona.


Elija un desinfectante efectivo

En el proceso de desinfección es fundamental el uso de un buen desinfectante para eliminar el virus. Para lograrlo debe asegurarse de utilizar alcohol al 70 % , , desinfectantes cuya base sea amonio cuaternario, o hipoclorito de sodio diluido en agua al 5% es decir, añadir 50 ml de cloro comercial a 1 litro de agua.


Para equipos electrónicos como televisores, computadores, controles remotos, interruptores de luz, etc. Se recomienda utilizar alcohol isopropílico al 70% debido a su acción evaporadora, evitando el daño de los equipos por exceso de humedad. Este deberá pulverizarse previamente en un paño y luego pasar sobre todas las superficies.

No tocarse la cara durante la limpieza

Recuerde que el virus ingresa a su cuerpo a través de ojos, fosas nasales y cavidad bucal. Por tal motivo es que bajo ninguna circunstancia debe tocarse la cara mientras limpia, así evitará llevar el virus cerca de estas zonas delicadas. Si requiere tocarse la cara, por determinado motivo, primero lávese bien sus manos antes de hacerlo.


Debe limpiar y desinfectar prácticamente todo

El COVID-19 –al ser tan contagioso y capaz de permanecer vivo durante varias horas, incluso días, dependiendo de la superficie en la que se encuentre– es imperativo que realice una limpieza y desinfección más profunda de la que normalmente hace.


Sobre todo debe hacer especial énfasis en las superficies que los huéspedes tienden a tocar con mayor frecuencia: interruptores de luz, manillas de las puertas y ventanas, termostatos, llaves, controles de equipos (tv, calefacción, aire acondicionado, etc.), los grifos e instrumentos de cocina (ollas, sartenes, cubiertos y demás).


En la cocina debe limpiar manijas del lavaplatos, gabinetes, horno y nevera, además de condimentos, en caso de haberlos. Y no se puede dejar por fuera platos, tazones, tazas, cubiertos, etc.


En el baño debe desinfectar llaves de agua, lavamanos, inodoros, tinas, puertas corredizas de regadera, dispensadores (champú, gel de baño, jabón para manos, etc.) En el caso de las cortinas de baño se recomienda lavarlas bien con agua caliente.


En las habitaciones limpie bien las mesas de noche, ganchos de ropa, lámparas, entre otros. En el caso de las sábanas de la cama, se debe procurar lavar con agua caliente, y un poquito de cloro, de manera que pueda desinfectar, pero no decolorar, al menos que se trate de sábanas blancas. También debe desinfectar aparatos eléctricos como: secadoras de pelo, hornos, cafeteras, planchas, aspiradores, lavadora, secadora, lavavajillas, etc.


Otras superficies que se deben sanitizar son: sofás, alfombras, cortinas, encimeras, mesas, sillas, barandillas, mesas de planchar, basureros, contenedores de ropa sucia y de reciclaje, etc.


Lava utilizando agua caliente

Trata de utilizar agua caliente a la mayor temperatura posible recomendada por el fabricante para poder lavar las toallas, cubre colchones, edredones, sábanas, toallas, mantas, paños de cocina, etc. Esta temperatura, por lo general, es de 70 u 80 grados centígrados.


Al momento de lavar es sumamente necesario el uso de guantes para que se pueda manipular la ropa sucia de manera segura.


Por ningún motivo sacuda nada de lo que piense lavar, ya que podrías dispersar el virus más de lo debido, colocar todo en una bolsa cerrada hasta su posterior limpieza y desinfección.


Cuidado con la mezcla de productos de limpieza

Tenga mucho cuidado al mezclar soluciones de limpieza, ya que puede ocasionar una peligrosa combinación que libere gases tóxicos perjudiciales para su salud. Por ejemplo, recuerde no combinar cloro con amoniaco, detergente con cloro, cloro con alcohol, etc.

Luego de que termine todo, no olvide desechar o lavar sus utensilios.


Tenga presente desechar las toallitas desinfectantes, toallas de papel, guantes, mascarillas y demás utensilios no reutilizables. En el caso de que sean reutilizables, puede lavarlos, utilizando agua caliente.


Asimismo, recuerde quitarse cualquier ropa de protección y colocarla en una bolsa o recipiente hermético para lavarla luego. Para finalizar, siempre lávese las manos con agua y jabón durante veinte segundos.


¿Cómo protegernos mientras tratamos con nuestros huéspedes?

La mejor forma para protegerse es utilizar las normas de prevención de contagio del coronavirus. La primera es mantener siempre la distancia física, de al menos dos metros mientras conversa con sus huéspedes.


También puede exigirles que usen mascarillas para entrar a su inmueble. En caso de no poseer, siempre es recomendable tener una cajita de mascarillas desechables para poder dársela a sus clientes y poder establecer una interacción segura con ellos.


Evita aglomeraciones en espacios cerrados. Si es un grupo numeroso, exija que le acompañe solo una persona y luego el resto puede ingresar al inmueble.


Brinde a sus huéspedes desinfectantes y alcohol gel para sus manos. De igual forma, asegúrate de que no falte jabón en los baños o en la cocina para que los inquilinos puedan lavarse las manos siempre antes de salir.


Por último, asegúrese de que equipar a sus inquilinos con otros artículos de limpieza e higiene: toallas de papel, pañuelos de papel, jabón antiséptico, desinfectantes, cloro y demás artículos para que los huéspedes puedan limpiar sus propias pertenencias.


Aplicar todos estos protocolos de limpieza minimizará las posibilidades de contagio entre usted y los inquilinos, así como les brindará herramientas a ellos para cuidarse durante la estadía en su inmueble.


Desde Hoster, nos dedicamos a administrar propiedades para alquiler por Airbnb en Uruguay, siendo la seguridad un elemento central de nuestro servicio y ahora también la seguridad sanitaria.


Seguimos todos estas recomendaciones en cada alquiler que gestionamos. Si tienes un inmueble y te gustaría que te ayudemos con su gestión para maximizar su rentabilidad, despreocuparte de las gestiones y maximizar los cuidados sanitarios, ponte en contacto con nosotros que con mucho gusto te ayudaremos.

©2019 Hoster. Todos los derechos reservados