• Constance Wansart

Turismo en tiempos de pandemia: ¿contratiempo u oportunidad?

La llegada del Coronavirus al mundo cambió todo de un día para el otro. El 13 de marzo aparecieron los primeros casos en Uruguay y en un santiamén ya se hablaba del distanciamiento social, de la cuarentena, de la burbuja… de una nueva normalidad.


Esta nueva normalidad no solamente significa usar mascarilla y reunirse con pocas personas, sino también reinventar sectores cruciales para nuestra economía que se vieron afectados. Entre ellos, el turismo, que genera empleo para más de 115.000 uruguayos, según datos de Presidencia.


Cambio de público

El cambio más notorio que va a sufrir – y está sufriendo – el sector turístico es la pérdida de sus principales clientes. Según el ministro de Turismo, Germán Cardoso, aquellos que mayor movimiento generan durante la temporada son argentinos y brasileros. Sin embargo, las autoridades optaron por cerrar las fronteras de manera temporal para contener el avance del virus.


Esto significa que habrá que cambiar el foco del turismo y adaptarse a una situación sumamente única que traerá consigo aspectos positivos. Por ejemplo, el “Plan Verano”, una serie de medidas, como la exoneración de IRPF para alquileres, que van a darle un respiro a los trabajadores de esta área.



La idea de las autoridades es aflojar un poco la presión que estuvieron sufriendo los miembros del sector e incentivar el movimiento interno del país con el nuevo foco en el público uruguayo. Cardoso asegura que “lo que impone esta situación es que hay un número muy importante de uruguayos, miles, que hacen viajes al mundo por año, que no los van a poder hacer, y eso genera una oportunidad de crecimiento extra para el turismo interno que no lo tenía antes”.


Este nuevo enfoque de cliente no será la salvación del turismo, pero tiene mucho potencial de crecimiento y logrará mantenerlo a flote. Especialmente si el Estado lo ampara y le brinda su apoyo a esta área tan importante para la economía del país.


Apuesta por el turismo interno

Según Monzeglio, subsecretario de Turismo, “Uruguay está sumamente preparado para un turismo interno”. Hay infraestructura, organización y control suficiente como para llevar a cabo una temporada especial, centrada en una introspección turística por parte de los trabajadores y los clientes del sector.


Esta situación abre una oportunidad para conocer lugares nuevos y recorrer cada esquina del país. No es poco común que durante las vacaciones optemos por ir a los mismos lugares de siempre o que, obviamente, viajemos al extranjero. Ahora, podemos conocer más a fondo el Uruguay y actuar como visitantes en nuestra propia casa.


Tenemos la chance de retomar actividades pendientes, de tachar de la lista aquello que siempre quisimos hacer en nuestro país y, al mismo tiempo, apoyar la economía local. Es el momento perfecto para disfrutar de lo que tenemos, cuidarnos entre nosotros y mirar al Uruguay con una nueva perspectiva.


Posiblemente, crecerá el turismo en todas sus aristas, aparte del costero. El campo, las bodegas y las estancias estarán en un auge inusual. Podremos subir cerros, organizar cabalgatas y andar en bici, entre otros miles de actividades que se van a fomentar al tener un turismo interno más intenso.



Se van a impulsar actividades en la naturaleza, al aire libre y con actividad física. Germán Cardoso asegura que “va a haber un cambio cultural en el comportamiento de las corrientes del turismo a nivel mundial. Y en Uruguay se va a valorizar mucho más lo que tenemos, algo que también va a incidir en los uruguayos”.


Alojamiento

Con esta nueva normalidad, mejor dicho, con cualquier cambio tan grande en nuestras vidas, surge la incertidumbre. Hay muchas dudas sobre cómo va a ser la temporada, cómo van a ser los cuidados y cómo hacer turismo de la manera más segura.


Juan Martínez, presidente de la Cámara de Turismo, afirma que ya es hora de recuperar los espacios, salir a tomar aire fresco y ahí generar una nueva conducta en el turista. Debemos ser responsables, cuidar a los demás y a nosotros mismos y tomar las precauciones necesarias para lograrlo.


Aquí surge la gran duda sobre cómo y dónde debemos alojarnos en caso de viajar por el país durante la pandemia. Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos aseveran que lo más seguro es alojarse en lugares donde solamente se conviva con personas de nuestra propia burbuja. Esto es, quedarnos con nuestra familia o amigos más cercanos.


Según estos CDC, las opciones de mayor riesgo son los alojamientos donde se comparten habitaciones, como los albergues. Les siguen los hoteles, donde uno se encuentra con otras personas, interactúa con personal y debe asistir a áreas compartidas para comer.


Lo más recomendado por expertos es el alojamiento por Airbnb, donde se mantienen todas las medidas sanitarias y hay escasa o nula interacción con otras personas fuera de la burbuja de los huéspedes. Además, en estas propiedades se puede comer en el lugar sin necesidad de asistir a un comedor o restaurante, lo cual es favorable para cuidarse del virus.



En resumen, tendremos un verano con un público casi exclusivamente local, centrado en el turismo interno, con muchas precauciones sanitarias por parte de los trabajadores y los consumidores del sector y con un objetivo en común: cuidarnos entre todos. Desde Hoster estamos tomando todas las medidas de prevención a la hora de gestionar inmuebles por Airbnb. Así, podremos disfrutar del turismo evitando propagar el virus.


Si tenés más dudas sobre el turismo interno durante la pandemia o querés saber más sobre nuestro servicio de administración de propiedades por Airbnb en Uruguay, ¡no dudes en contactarnos! Con gusto te contamos cómo podemos aumentar tus ingresos alquilando tu propiedad, sin que tengas que ocuparte de nada.

0 comentarios

©2019 Hoster. Todos los derechos reservados